Más allá de Spotify: cinco alternativas al gigante de la música en ‘streaming’

by Kevin

Hace una semana el músico canadiense Neil Young amenazó a Spotify con retirar todo su catálogo de la plataforma si no cancelaba el podcast antivacunas del comediante Joe Rogan. Tras el ultimátum y la inacción del gigante de la música en streaming, cumplió su palabra. Lo siguió Joni Mitchell, otra leyenda del rock y ganadora de ocho premios Grammy. Aunque Spotify asegura haber eliminado más de 20.000 podcasts relacionados con la covid-19 desde el principio de la pandemia, y también que incluirá advertencias en los contenidos, lleva un tiempo en el punto de mira de múltiples científicos y usuarios. En plena polémica, otras compañías como Apple o Amazon intentan dominar la guerra del streaming.

El número de suscriptores de música en streaming se ha disparado en los últimos años, según el portal especializado Statista. Si en 2015 la cifra alcanzaba unos 76,8 millones, a principios de 2021 ya había ascendido a 487 millones. La mayoría de ellos usa Spotify (32%), según un informe de MIDiA Research, una firma de análisis centrada en la industria de la música. El resto de usuarios optan por servicios como Apple Music (16%), Amazon Music (13%), Tencent Music (13%), Youtube Music (8%), NetEase Cloud Music (4%) o Deezer (2%). Tanto Tencent Music como NetEase Cloud Music están orientadas al mercado chino.

Todos estos servicios superan los 70 millones de canciones en su catálogo. Mientras que en algunos es posible escuchar música de forma gratuita con algunas limitaciones, las suscripciones de pago resultan bastante parecidas: la individual suele estar en torno a los 10 euros y la de cinco o seis usuarios, alrededor de los 15.

Saber cuánto cobran los artistas en cada servicio de streaming resulta complicado, ya que algunas compañías no comparten información al respecto. De las plataformas analizadas en este artículo, Tidal es la que más paga: 0,01284 dólares por reproducción, según indica el portal Digital Music News. Apple asegura pagar de media 0,01 dólares por escucha. Amazon pagaría 0,00402 dólares por reproducción; Spotify, entre 0,003 y 0,005 dólares por reproducción; y YouTube, 0,00069 dólares por reproducción. También existen webs como Royalties Calculator que hacen una estimación de las ganancias que obtienen varios artistas en algunas plataformas de streaming.

Aunque entre estas plataformas hay algunas diferencias, la elección de un servicio u otro dependerá de lo que busque cada usuario. EL PAÍS analiza las opciones gratuitas y de pago que ofrecen los principales servicios de música en streaming.

Apple Music
Después de que Young y Mitchell retiraran su catálogo de Spotify, la compañía de Cupertino ha aprovechado el tirón para destacar en su web las colecciones de ambos artistas. Además, en un tuit publicado el viernes, definió Apple Music como “la casa de Neil Young”. Pero la compañía tampoco se ha librado de las críticas en los últimos meses. Entre sus podcasts, incluye los de Steve Bannon. El exasesor de Donald Trump ha sido acusado de divulgar afirmaciones electorales falsas y de alentar a los manifestantes antes del asalto al Capitolio. “El infierno se desatará mañana”, dijo en la víspera del asalto en el podcast Bannon’s War Room.

Apple Music, cuyo catálogo incluye más de 90 millones de canciones y 30.000 listas de reproducción, comparte múltiples funciones con Spotify. El usuario puede crear sus propias listas, descargar temas para escucharlos sin conexión, descubrir canciones nuevas basadas en lo que le gusta o consultar el texto de las mismas. También es posible escuchar emisoras de radio en directo y controlar la reproducción a través de Siri —solo si se tiene un dispositivo de Apple—.

El servicio ofrece además sonido de alta definición y contenido en audio espacial. Este formato inmersivo, compatible con algunos auriculares, permite a los creadores musicales jugar con las voces, los instrumentos y los coros para recrear la sensación de estar junto a los artistas. Apple Music ofrece una prueba gratuita durante tres meses. Después cuesta 9,99 euros al mes. También hay un plan familiar, que permite tener hasta seis cuentas por 14,99 euros al mes, y uno para estudiantes, por 4,99 euros al mes.

Amazon Music
La estrategia de Amazon es similar a la de Spotify. La compañía cuenta con varios servicios gratuitos y de pago: Amazon Music Free, Amazon Prime Music y Amazon Music Unlimited. El primero es para aquellos que prefieren no pagar a cambio de tener funciones limitadas y escuchar anuncios. El principal inconveniente de esta opción es que no puedes escuchar cualquier canción. Solo es posible seleccionar canciones específicas de listas de reproducción seleccionadas a la carta.

Los usuarios de la suscripción anual Amazon Prime (36 euros al año) tienen acceso a algo más de música —unos dos millones de canciones— y, además, pueden descargarla para escucharla sin conexión. Para acceder al catálogo completo, de 75 millones de canciones, habría que suscribirse a Amazon Music Unlimited. Tras un mes de prueba gratuita, el coste es de 9,99 euros al mes o de 14,99 euros al mes si se elige la suscripción familiar —para seis personas—. Al igual que Apple Music, esta última opción ofrece contenido en audio espacial y sonido de alta definición.

Youtube Music
Youtube también ha estado en el punto de mira por alojar contenidos que divulgan desinformación. Pese a ello, su plataforma de música en streaming fue la que más rápido creció en 2020, según los investigadores de MIDiA Research: “YouTube Music se está convirtiendo para la Generación Z en lo que Spotify fue para los mileniales hace media década”. Este servicio permite reproducir canciones de forma gratuita con anuncios. Si se opta por una suscripción de pago, además de que desaparece la publicidad, es posible escuchar música en segundo plano y descargar canciones para reproducirlas sin conexión.

Uno de sus mayores atractivos es el amplio catálogo de canciones y de videoclips. Aunque la compañía no da una cifra oficial, es posible escuchar múltiples versiones y covers de una misma canción o a músicos aficionados que hayan subido sus creaciones a la plataforma. Tras un mes de prueba gratis, cuesta 9,99 euros al mes. El plan familiar, por 14,99 euros al mes, está pensado para cinco personas mayores de 13 años. El de estudiante vale 4,99 euros al mes.

Deezer
Deezer también cuenta con varias opciones de suscripción. La gratuita permite escuchar música en streaming con anuncios y de forma aleatoria, crear listas de reproducción o recibir recomendaciones con base en sus gustos musicales. Para quienes prefieren poder escoger entre un catálogo de más de 73 millones de canciones, evitar los anuncios, descargar música o visualizar las letras, estaría Deezer Premium. Este servicio cuenta además con una función llamada SongCatcher para encontrar el nombre de una canción que esté sonando. La suscripción individual vale 9,99 euros y la familiar, pensada para seis usuarios, 14,99 euros.

En algunas plataformas los archivos de música pueden estar comprimidos para ofrecer un streaming más rápido, lo que puede conllevar una pérdida de calidad. Hay que tener en cuenta que no todo el mundo necesita o tiene los dispositivos adecuados para reproducir canciones con una calidad óptima. Pero Deezer, al igual que Apple Music y Amazon Music Unlimited, ofrece un plan para los más audiófilos. La suscripción HiFi, que cuesta 14,99 euros al mes tras un mes de prueba gratuita, permite escuchar música sin pérdida de calidad.

Tidal
Otra alternativa es Tidal, propiedad de músicos como Alicia Keys, Jay-Z o Jack White. Este servicio, que cuenta en su catálogo con 80 millones de canciones y 350.000 vídeos, promete “una experiencia de audio sin pérdidas y de alta fidelidad”. Existen dos tipos de suscripción: Tidal HiFi y Tidal HiFi Plus. Con ellas, es posible escuchar música en alta calidad sin anuncios, hacer un seguimiento de los hábitos de escucha y consultar listas de reproducción seleccionadas por expertos. Además, en la opción Tidal HiFi Plus la compañía asegura que incluye pagos directos al artista, una de las mayores polémicas que arrastran los servicios de streaming: “Hasta el 10 % de tu suscripción se destina a los artistas que más escuchas”, explica la empresa.

Con Tidal HiFi Plus, además de que la calidad es aún mejor (Master Quality Audio) y se puede optar por formatos de audio envolventes, una parte del dinero va a los músicos favoritos del usuario. “Hasta el 10 % de la suscripción se destina a los artistas que más escuchas”, asegura la compañía. Ambas suscripciones son de pago, aunque es posible probarlas de forma gratuita durante 30 días. Después, Tidal HiFi cuesta 9,99 euros al mes y Tidal Hifi Plus, 19,99 euros al mes. Los estudiantes pagan la mitad. El plan familiar, que incluye hasta seis cuentas, cuesta 14,99 euros al mes en el caso de Tidal HiFi y 29,99 euros al mes, en el Tidal Hifi Plus.

You may also like

Leave a Comment